La Luna y Mercurio tienen mucho en común. Son más o menos similares en tamaño, no tienen una atmósfera significativa y tienen diferencias de temperatura dramáticas entre sus lados diurno y nocturno. También tienen depósitos de hielo en los cráteres polares, donde el sol nunca brilla. Ahora, los investigadores piensan que podrían albergar mucha más agua de lo estimado previamente.

Como se informó en Nature Geoscience, los depósitos de agua helada están ocultos en el suelo en esos cráteres nunca iluminados por el sol. Los investigadores observaron casi 15,.000 cráteres de muestra que van desde 2.5 a 15 kilómetros a través de Mercurio y la Luna. Los más cercanos al Polo Norte de Mercurio y al Polo Sur lunar eran hasta un 10 por ciento menos profundos que los de las latitudes más bajas.

Lior Rubanenko de la Universidad de California y autor principal del artículo, dijo en un comunicado:

“Descubrimos que los cráteres poco profundos tienden a ubicarse en áreas donde se detectó previamente hielo en la superficie cerca del polo sur de la Luna, e inferimos que esta poca profundidad probablemente se deba a la presencia de depósitos de hielo espeso enterrados”.

Es particularmente interesante que estos cráteres poco profundos no se hayan encontrado en el Polo Norte de la Luna, donde no hay hielo de agua. Esto sugiere que el fenómeno está relacionado con el agua y no solo con la latitud del cráter.

El equipo utilizó observaciones del Orbitador de Reconocimiento Lunar (LRO) para estudiar los cráteres y los depósitos de hielo en la superficie. En Mercurio, la nave espacial MESSENGER ha descubierto depósitos de hielo en cráteres en ambos polos. Los investigadores también encontraron depósitos similares a los glaciares, algo que aún no se ha visto en la Luna.

Mercurio y la Luna podrían tener más agua de lo que se pensaba anteriormente

Nancy Chabot, científica instrumental del Sistema de Imágenes Dual Mercurio de MESSENGER del Laboratorio de Física Aplicada de Johns Hopkins dijo en un comunicado:

“Demostramos que los depósitos polares de Mercurio están predominantemente compuestos de hielo de agua y se distribuyen ampliamente en las regiones polares norte y sur de Mercurio. Los depósitos de hielo de Mercurio parecen ser mucho menos irregulares que los de la Luna, y relativamente frescos, tal vez emplazados o renovados en las últimas decenas de millones de años”.

La posibilidad de que haya mucha más agua congelada en la Luna es ciertamente emocionante por varias razones, incluida la exploración humana. Un gran depósito de hielo podría ser ideal para hacer más barata la exploración lunar a largo plazo.

El artículo científico ha sido publicado en Nature Geoscience.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here