Uno de los objetivos de la humanidad es colonizar Marte en el futuro. Todo parece indicar que para cumplirlo, la ingeniería genética sería la clave.

La NASA quiere realizar su primera misión tripulada a Marte en el 2030. De acuerdo a los expertos, estas misiones serán complicadas para los astronautas debido a todas las variantes que existen.

La radiación, la microgravedad, la temperatura y otros factores podrían poner en riesgo a la tripulación, especialmente para aquellos que deban permanecer en el planeta rojo.

Si la humanidad desea establecer colonias permanentes en Marte o en cualquier planeta que no sea la Tierra, lo más probable es que se necesite modificar nuestra especie.

Para esto es necesario la ingeniería genética y otras tecnologías avanzadas, de acuerdo a las declaraciones de Kennda Lynch, astrobióloga y geomicrobiólga del Instituto Lunar y Planetario de Houston durante un seminario web organizado por la Academia de Ciencias de Nueva York que tuvo por nombre «Alienating Mars: Challenges of Space Colonization».

Cambiar a la humanidad para colonizar Marte

Marte: para colonizarlo debemos modificar nuestro ADN
Modificar las células de los astronautas con células de Tardígrados podría ser una solución. Crédito: bbc.com

Todo parece indicar que la ingeniería genética dará el salto de la ciencia ficción a la realidad muy pronto.

Expertos ya han insertado genes de tardígrados en células humanas para incrementar su resistencia al espacio.

Las células manipuladas mostraron mayor resistencia a la radiación que las no modificadas, según Christopher Mason, genetista de Well Cornell Medicene.

Así, la NASA y otras agencias espaciales han comenzado a tomar medidas para proteger físicamente a sus astronautas, no solo con la mejora de naves espaciales y farmacología.

Muchas personas se oponen a la ingeniería genética, sin embargo, Mason deja una pregunta al aire «¿Y si la humanidad está éticamente obligada a hacerlo?». Durante una misión lo suficientemente larga, lo más probable es que se deba realizar ciertos cambios.

Los tardígrados y los microbios «extremófilos», como la bacteria resistente a la radiación Deinococcus radiodurans, «son una gran reserva básicamente natural de rasgos y talentos sorprendentes en biología», agregó Mason, quien ha estado estudiando los efectos de los vuelos espaciales a largo plazo en la NASA.

Aprovechar estos rasgos también podría algún día permitir que los astronautas viajen más lejos que Marte.

Por ejemplo, un viaje tripulado a la luna Europa de Júpiter, que alberga un océano enorme debajo de su caparazón helado. Además de tener mucho frío, Europa se encuentra en el corazón de los poderosos cinturones de radiación de Júpiter.

Respecto a ese tipo de viajes, Mason declaró:

“Si alguna vez llegamos allí, esos son los casos en que el cuerpo humano estaría casi completamente frito por la cantidad de radiación.

Allí, sería una muerte segura a menos que hicieras algo, incluyendo todo tipo de protección que pudieras proporcionar”.

No serán solo Astronautas

Marte: para colonizarlo debemos modificar nuestro ADN
Kendda Lynch asegura que la ingeniería genética es una de las soluciones más reales para colonizar Marte. Crédito: astrobiology.nasa.gov

Lo más probable es que la ingeniería genética no se limite solo a los Astronautas. Los más recientes avances en biología sintética han predicho un futuro en el que los «microbios de diseño» serán importantes para establecerse en Marte.

Lynch comenta qué:

“Estas son algunas de las cosas que podemos hacer para cumplir con lo que necesitamos, ayudarnos a hacer materiales para construir nuestros hábitats.

Y estas son muchas cosas que los científicos están investigando en este momento para crear este tipo de cosas para nuestro viaje a Marte“.

Algunos investigadores, incluso, han sugerido usar microbios de diseño para terraformar totalmente a Marte y así convertirlo en un planeta mucho más habitable.

Sin embargo, esta sugerencia toca varios temas éticos, especialmente sabiendo que pudo existir vida en el pasado y, posiblemente, algunas continúen viviendo al día de hoy.

Claro que la terraformación de un planeta está lejos de ser tomado en cuenta, principalmente por que no se quiere eliminar o cambiar un ecosistema nativo. De hecho, una de las principales razones para explorar Marte es saber si otros planetas pueden albergar vida.

La ciencia avanza a pasados agigantados y la ingeniería genética ha entrado en el juego. Cambiar la fisionomía humana podría ser tan mal viste éticamente como terraformar Marte, sin embargo, todo parece indicar que es la única manera de poder colonizarlo.

Este estudio científico fue publicado en nyas.org

Referencias:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here