Un equipo de astrónomos han descubierto una nueva estrella que experimenta una atenuación extrema en nuestra galaxia, y no están seguros de lo que la está causando. Es mucho más dramático que la atenuación de la estrella de Boyajian, que saltó a la fama en 2016 por su todavía inexplicable descenso del brillo del 22 por ciento.

La nueva estrella, conocida como EPIC 204376071, se atenuó hasta en un 80 por ciento y duró todo un día. La caída en el brillo fue bastante repentina, pero el regreso a la normalidad fue mucho más gradual, lo cual es intrigante, ya que una caída en la luz generalmente indica que un objeto pasa frente a una estrella.

El objeto que oscureció a la estrella, que es una joven enana roja de poca masa, con solo el 16 por ciento de la masa del Sol y una cuarta parte de su volumen, no tiene que ser particularmente grande, solo debe ajustarse al perfil de luz sesgada visto por los astrónomos.

La inmersión asimétrica en la luz y la edad de la estrella llevó a los investigadores a considerar dos escenarios diferentes; o bien la estrella está orbitada por material polvoriento que bloquea la luz, o la misteriosa inmersión fue causada por el disco polvoriento de un planeta anillado en órbita.

Hallan otra estrella con un misterioso oscurecimiento en nuestra galaxia

Ambos escenarios pueden explicar la característica, pero no son el ajuste exacto para ello. Tener una característica polvorienta permanente sería muy emocionante, pero el equipo piensa que es poco probable. La estrella tiene solo 10 millones de años y aún podría estar absorbiendo material de su vecindario. Por esta razón, lo consideran un evento único.

Para el planeta con un escenario de anillo, el equipo espera que el disco polvoriento tenga un diámetro de 4.2 veces el radio de la estrella anfitriona. El planeta que alberga el anillo tendría que ser aproximadamente tres veces la masa de Júpiter y el anillo sería aproximadamente de la misma masa que la de Saturno. El único problema con este modelo es la sincronización del objeto en el modelo. La simulación esperaba que el planeta potencial orbitara una vez cada 28 días, pero los investigadores solo detectaron un descenso una vez durante los 160 días de observaciones.

El misterio de esta estrella probablemente tendrá que seguir por un tiempo. El equipo no espera que se vuelva a estudiar en ninguna de las campañas de caza de planetas planeadas a corto o mediano plazo. La estrella de Boyajian enfrentó el mismo problema, y ​​el estudio continuado de ese objeto se debe al financiamiento colectivo de la comunidad.

El estudio científico ha sido publicado en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here