Desde que se descubrió agua en Marte la ciencia ha hecho muchos esfuerzos para comprender todo sobre ella. Ahora y por primera vez, se han revelado imágenes sumamente detalladas de ríos antiguos marcianos

Existen muchas rocas que los ríos antiguos de Marte dejaron por toda la superficie. Los expertos han estudiado con mucho cuidado estas formaciones que han revelado información vital para comprender a nuestro vecino rojo.

Sin embargo, todas las imágenes que se podían tener eran simples mapeados creados a base de cálculos matemáticos y las imágenes que podían tomar de los robots. Pero eso está a punto de cambiar.

Imágenes de alta resolución que revelan cada detalle

Imagen tomada por HiRISE. Crédito: uahirise.org

Las rocas que dejaron los antiguos ríos marcianos se han observado con un detalle sin precedentes utilizando el Experimento de Ciencia de Imágenes de Alta Resolución de la NASA, mejor conocido como HiRISE, por sus siglas en inglés.

Miles de millones de años después de que el agua fluyera en abundancia en la superficie marciana, los efectos se pueden ver claramente desde la órbita.

Saber si Marte alguna vez tuvo agua superficial fue un tema fuerte de debate. Eso ya se resolvió, pero todavía hay dudas sobre si los ríos y lagos fueron duraderos o producto de breves inundaciones. Un nuevo descubrimiento parece resolver eso.

«Nunca hemos visto un afloramiento con esta cantidad de detalles que definitivamente podemos decir que es tan antiguo», dijo en un comunicado enviado por correo electrónico el Dr. Joel Davis, del Museo de Historia Natural de Londres.

Los grandes ríos de Marte

Primeras imágenes captadas por HiRISE de cráteres sedimentarios en Marte. Crédito: NASA/JPL-Caltech UoA Matt Balme & William McMahon

El afloramiento se encuentra cerca del borde noroeste del cráter de impacto Hellas de 4 mil millones de años.

El cráter tiene 2.000 kilómetros de diámetro, mucho más grande que cualquier cráter de impacto sobreviviente en la Tierra. Aquí, la tectónica de placas y la erosión hídrica mucho mayor han eliminado cualquier rastro de tales recordatorios de los días más peligrosos del Sistema Solar.

El piso del Cráter está a más de 9.000 metros debajo del borde, una distancia mayor a la que existe desde el nivel del mar hasta la cima del Monte Everest.

Una altitud tan baja hace que la atmósfera sea mucho más gruesa y, por lo tanto, más adecuada para el agua líquida.

Por ello, Hellas es el objetivo principal para la capacidad de HiRISE de captar imágenes de la superficie marciana con una resolución de 25 centímetros por píxel.

Saber si hubo vida en Marte

Las imágenes no solo ayudarían aportarían información sobre los ríos de Marte, sino que ayudarían a descifrar el misterio de la vida marciana. Crédito: pxfuel.com

En Nature Communications, Davis y sus colegas describen un conjunto de rocas en capas de 200 metros de alto dejadas por el agua que fluía.

«Las sorprendentes similitudes con las rocas sedimentarias de la Tierra dejan muy poco a la imaginación», dijo el primer autor, el Dr. Francesco Salese, de la Universidad de Utrecht.

«Los ríos que formaron estas rocas no fueron un evento aislado, sino que probablemente estuvieron activos durante decenas o cientos de miles de años», aseguró Davis.

Las rocas que han sido estudiadas por los robots exploradores son sumamente pequeñas en comparación. Además, de que podrían haber sido el producto de inundaciones y no de un río.

Por esa razón las rocas que se pueden ver en el experimento son ideales para saber, también, si Marte albergó vida. Si hubo vida marciana, esta nació con el agua y tuvo que dejar huellas en los sedimentos.

Entonces se puede asegurar que, probablemente, Marte si tuvo abundantes ríos de agua líquida recorriendo sedimentos como estos, sin embargo, la mayoría fueron cubiertos por dunas de arena.

Aun así hay una gran probabilidad de que sobrevivan, solo que HiRISE no podría tener un ángulo idóneo para enfocarlo.

La evidencia científica hasta el momento

La información que tiene la ciencia coincide con la nueva recabada por HiRISE. Crédito: Aynur Zakirov/Pixabay

Los acantilados que se han formado en Marte desde hace 3.700 millones de años coinciden con los datos recientes que se han obtenido del campo magnético del planeta.

Sin embargo, puede que esto no sea solo una coincidencia, ya que los campos magnéticos protegen de la radiación solar a las atmósferas, lo que podría conservar el agua líquida.

Davis declaró que también se descubrió hace pocos días que en Marte existe material orgánico, otro ingrediente necesario para el desarrollo de la vida. Entonces, si nunca existió vida marciana, hay que investigar por qué hay dicho material.

No existe duda de que este es un paso sumamente importante para la ciencia en su labor de descubrir todos los secretos que guarda Marte y, por sobre todas las cosas, resolver la incógnita más grande: saber su existió vida.

El estudio científico fue publicado en Nature Communications.

Referencias:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here