La agencia espacial de Japón dijo el lunes que su nave espacial Hayabusa2 dará seguimiento al aterrizaje del mes pasado en un asteroide lejano con otra misión arriesgada: arrojar un explosivo al asteroide para hacer un cráter y luego recolectar muestras subterráneas en busca de posibles pistas sobre el origen del sistema solar.

Hayabusa2 hizo historia el 22 de febrero cuando tocó con éxito el asteroide cubierto de rocas y recogió algunos fragmentos de superficie.

La Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón dijo que Hayabusa2 lanzará un proyectil del tamaño de una pelota de béisbol que pesa 2 kilogramos en el asteroide el 5 de abril para recolectar muestras de aguas subterráneas más profundas que no hayan estado expuestas al sol o los rayos espaciales.

La misión requerirá que la nave se mueva rápidamente al otro lado del asteroide para que no sea alcanzada por fragmentos voladores de la explosión, dijo el ingeniero de proyectos de JAXA, Takanao Saeki. «Será muy desafiante».

En esta foto de archivo del 22 de febrero de 2019, esta imagen publicada por la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA) muestra la sombra, centro arriba, de la nave espacial Hayabusa2 después de su exitoso aterrizaje en el asteroide Ryugu. La agencia espacial japonesa dice que su nave espacial Hayabusa2 dará seguimiento al aterrizaje del mes pasado en un asteroide lejano con otra misión arriesgada: lanzar un explosivo para hacer un cráter y recolectar muestras subterráneas para obtener posibles pistas sobre el origen del sistema solar
En esta foto de archivo del 22 de febrero de 2019, esta imagen publicada por la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA) muestra la sombra, centro arriba, de la nave espacial Hayabusa2 después de su exitoso aterrizaje en el asteroide Ryugu. La agencia espacial japonesa dice que su nave espacial Hayabusa2 dará seguimiento al aterrizaje del mes pasado en un asteroide lejano con otra misión arriesgada: lanzar un explosivo para hacer un cráter y recolectar muestras subterráneas para obtener posibles pistas sobre el origen del sistema solar. Crédito: JAXA via AP

Mientras se aleja, Hayabusa2 dejará una cámara para capturar el resultado. La nave espacial debe esperar unas semanas antes de regresar al área sobre el cráter para realizar observaciones.

La misión permitirá a los científicos de JAXA analizar los detalles del cráter para determinar la historia del asteroide, dijo Koji Wada, quien está a cargo del proyecto.

Un día antes de la misión, Hayabusa2 comenzará a descender al asteroide desde su posición de origen de 20 kilómetros de distancia. Caerá una pieza de equipo en forma de cono que contiene explosivos que dispararán una placa de cobre en su parte inferior. Eso se convertirá en una bola y se estrellará contra el asteroide a 2 kilómetros por segundo.

JAXA proyecta que creará un cráter de hasta 10 metros de diámetro con una profundidad de 1 metro si la estructura subterránea es blanda. Un cráter creado en una estructura similar a una roca sería más pequeño.

Durante su «touchdown» de febrero, Hayabusa2 extendió un tubo de toma de muestras y disparó una bala parecida a un pinball en la superficie del asteroide para recoger polvo y pequeños fragmentos.

JAXA planea que Hayabusa2 aterrice brevemente en el cráter , pero el investigador de la agencia Takashi Kubota dijo que podrían priorizar la seguridad de la nave y no hacerlo. Si tiene éxito, sería la primera vez que una nave espacial extraiga materiales del subsuelo, dijo Kubota.

Hayabusa2 está programado para dejar el asteroide a fines de 2019 y traer fragmentos de superficie y muestras subterráneas a la Tierra a fines de 2020 para su análisis.

En una misión de «impacto profundo» a un cometa en 2005, la NASA observó fragmentos después de explotar la superficie pero no los recogió.

El asteroide, llamado Ryugu en honor a un palacio submarino en un cuento popular japonés, tiene unos 900 metros de diámetro y se encuentra a unos 300 millones de kilómetros de la Tierra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here