Un equipo de investigadores afiliados a varias instituciones en los Estados Unidos y uno en Francia ha encontrado evidencia de amoníaco en la superficie de Plutón. En su artículo publicado en la revista Science Advances, el grupo describe su descubrimiento y lo que podría haber revelado sobre el planeta enano.

New Horizons es una sonda espacial interplanetaria lanzada por la NASA en 2006; su misión principal era volar por Plutón para aprender más sobre el planeta enano distante. Su misión secundaria era estudiar los objetos del cinturón de Kuiper. Después del lanzamiento, la sonda voló cerca de Júpiter y luego entró en modo de hibernación hasta que llegó a Plutón en 2015. La sonda permaneció cerca de Plutón hasta fines de 2016. En este nuevo esfuerzo, los investigadores han estado estudiando los datos enviados por la sonda durante su sobrevuelo a Plutón.

Los investigadores se enfocaron en una parte de la superficie de Plutón conocida como Virgil Fossa, un área alrededor de una gran grieta en la superficie. Investigaciones anteriores han sugerido que la grieta fue el resultado de la actividad volcánica. Los investigadores eligieron enfocarse en el sitio porque su color marrón rojizo insinuaba la posible presencia de amoníaco en la superficie, una rareza en la investigación planetaria.

El amoníaco no dura mucho tiempo en la superficie de los cuerpos planetarios porque se descompone fácilmente por los rayos cósmicos y la luz ultravioleta. Los datos de New Horizons proporcionaron un espectro infrarrojo cercano de la superficie a una resolución de 2.700 metros por píxel, mostrando algo de hielo de agua en la superficie y algo de amoníaco.

El amoníaco en la superficie de Plutón sugiere que el planeta enano probablemente alberga agua líquida debajo de su superficie debido al criovulcanismo, en el cual el agua mezclada con amoníaco es expulsada de la grieta al área circundante. El espaciamiento del hielo y el amoníaco sugería que también podría haber sido empujado a través de varios respiraderos en la región. Y debido a la naturaleza del amoníaco, no pudo haber estado allí por mucho tiempo en términos geológicos, tal vez hace tan solo unos pocos millones de años. Los investigadores señalan que a pesar de tener una superficie con una temperatura de -230 °C, es posible que Plutón contenga agua subsuperficial debido al calor interno generado por la desintegración radiactiva de su núcleo.

El estudio científico ha sido publicado en la revista Science Advances.

Imagen de portada: Plutón visto por la nave espacial New Horizons de la NASA,l 13 de julio de 2015 cuando la nave estaba a 768.000 kilómetros de la superficie. Crédito: NASA / APL / SwRI

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here