El concepto de «día» parece tan obvio para los humanos que a menudo sorprende que la duración del día en otros planetas pueda ser muy diferente a la nuestra. Quizás aún más sorprendente es que no sabíamos la duración de un día en Saturno hasta ahora.

Gracias a los datos recopilados por la misión Cassini, finalmente tenemos una respuesta a este misterio de larga data. Saturno gira sobre su eje en 10 horas, 33 minutos y 38 segundos. Los hallazgos se publican en la revista Astrophysical Journal.

Los científicos planetarios a menudo han usado campos magnéticos para estimar la rotación planetaria. Si el campo magnético y el eje de rotación de un planeta no están alineados, es posible medir señales periódicas en ondas de radio que se repiten todos los días. Pero en Saturno, el campo magnético está casi en perfecta alineación, por lo que esto no ha sido posible.

Por lo tanto, los investigadores tuvieron que idear un enfoque diferente y plantearon la hipótesis de que estudiar los anillos de Saturno podría ser la clave para finalmente determinar un número. A medida que el planeta gira, las diferencias sutiles en la gravedad generan ondas dentro de los anillos, y se pueden usar para estimar la duración de un día. Esto fue propuesto por primera vez en 1982 y luego fue planeado en más detalle en 1990 por el coautor del estudio, el Dr. Mark Marley, mucho antes de que fuera posible ver el fenómeno.

Christopher Mankovich, un investigador graduado en la Universidad de California, Santa Cruz, y autor principal del estudio, dijo en un comunicado:

«Las partículas a lo largo de los anillos no pueden evitar sentir estas oscilaciones en el campo de la gravedad. En ubicaciones específicas en los anillos, estas oscilaciones atrapan las partículas del anillo en el momento justo en sus órbitas para acumular energía gradualmente, y esa energía se lleva como una onda observable».

Este resultado fue posible gracias a las observaciones de los anillos de Saturno de la nave espacial Cassini. El equipo de la misión tomó la decisión de estrellar la sonda en Saturno ya que comenzó a quedarse sin combustible, pero no antes de que se moviera a una órbita más cercana y más audaz. La fase de «Gran Final» llevó a Cassini entre Saturno y sus anillos, dando a los investigadores puntos de vista inigualables. La misión, una colaboración entre la NASA, la Agencia Espacial Europea y la Agencia Espacial Italiana, terminó en septiembre de 2017.

El estudio científico ha sido publicado en la revista Astrophysical Journal.

Imagen de portada: Esta vista de la nave espacial Cassini de la NASA muestra el hemisferio norte de Saturno en 2016. Crédito: NASA / JPL-Caltech / Instituto de Ciencia Espacial 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here