La semana pasada, la atenuación extrema de la supergigante roja lo eliminó de las 20 estrellas más brillantes. Sin embargo, hubo noticias peores para la estrella, ya que los nuevos datos muestran que Betelgeuse ha alcanzado su punto más bajo en 125 años, midiendo solo el 37 por ciento de su brillo habitual.

Estas últimas mediciones de la Asociación Americana de Observadores de Estrellas Variables (AAVSO) se suman a los últimos dos meses de observaciones que han documentado esta atenuación sin precedentes.

Betelgeuse se puede encontrar a aproximadamente 643 años luz de distancia, en el hombro de Orión, el Cazador. Pesa aproximadamente 11 veces la masa de nuestro Sol, pero tiene un radio casi 900 veces mayor (626 millones de kilómetros). Para poner esto en perspectiva, si el Sol fuera reemplazado por Betelgeuse, se estiraría hasta la órbita de Júpiter, envolviendo completamente la Tierra.

Según los datos anunciados en The Astronomer’s Telegram, su radio se ha expandido en un 9 por ciento más desde septiembre de 2019, mientras que su luminosidad ha disminuido en casi un 25 por ciento. Aunque su tasa de atenuación parece haber disminuido.

Entonces, ¿cuál es la causa de la disminución de Betelgeuse? Bueno, sigue siendo un misterio para los astrónomos.

Los períodos de atenuación y brillo no son infrecuentes para Betelgeuse, ya que es una estrella variable semi-regular. Su brillo oscila en varias longitudes de ciclo; uno de unos 420 días, otro de unos cinco o seis años, y un tercer período más corto de entre 100 y 180 días.

Los astrónomos creen que la atenuación actual de Betelgeuse podría ser una versión extra fuerte del ciclo de 420 días. Se pronostica que el mínimo esperado de este período ocurrirá inminentemente, si Betelgeuse continúa atenuándose, habrá que considerar otras explicaciones.

El brillo de Betelgeuse no es la única variable de la estrella. Las imágenes de su superficie muestran que es grumosa y se comporta como una burbuja en constante cambio. A medida que se quema su combustible, la masa de la estrella disminuye, debilitando la retención gravitacional en sus bordes exteriores. Esto permite que se expulse el gas y el polvo, que podría ser lo que actualmente está ocultando nuestra visión de la estrella y causando la atenuación observada.

Betelgeuse también está llegando al final de su vida con 8.5 millones de años, después de haber dejado su fase de secuencia principal (donde está nuestro Sol) hace aproximadamente 1 millón de años. El resultado inevitable de la estrella será una supernova, y algunos piensan que esta atenuación es un indicador de que esta gran explosión está a la vuelta de la esquina.

Un estudio ha predicho que la vida restante de la estrella es de 100.000 años, un «abrir y cerrar de ojos» para los estándares astronómicos. Si bien el último período de atenuación de Betelgeuse ofrece observaciones emocionantes y debe ser observado de cerca, las expectativas deben ser manejadas en lo que respecta a presenciar su final explosivo.

Imagen de portada: Una imagen digital de Sky Survey 2 (DSS 2) de Betelgeuse en tiempos más brillantes. Crédito: ESO / Digitized Sky Survey 2 / Wikimedia Commons

Fuente: IFL Science

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here