Los científicos pueden haber estado buscando vida alienígena en todos los lugares equivocados.

Los astrónomos han descartado la vida en toda una clase de exoplanetas. La investigación, publicada el lunes en la revista Nature, analizó específicamente el exoplaneta LHS 3844b, un pequeño planeta rocoso que orbita una estrella similar a nuestro Sol. El estudio encontró que este exoplaneta en particular es demasiado caliente para soportar una atmósfera, y Scientific American informa que los científicos detrás de él sospechan que mundos similares también lo son.

Según SciAm, si estos exoplanetas rocosos, aproximadamente del tamaño de la Tierra, que orbitan alrededor de estrellas enanas rojas como el Sol son buenos candidatos para la vida extraterrestre es un debate continuo entre los astrónomos. Pero esta nueva investigación puede haber puesto el último clavo en el ataúd, al menos para los exoplanetas que orbitan sus estrellas tan cerca como LHS 3844b.

El estudio encontró que el exoplaneta orbita su estrella de manera similar a como la Luna orbita la Tierra: el mismo lado siempre está orientado hacia adentro. Ese lado del planeta que mira hacia las estrellas se asienta a una temperatura de 767 grados Celsius, mientras que el otro lado está más de mil grados más frío, llegando a -273 C.

Representación artística de un exoplaneta
Representación artística de un exoplaneta. Crédito: Pixabay

Si el exoplaneta tuviera una atmósfera habitable, esas temperaturas extremas podrían haberse mezclado para formar un clima más templado en todo el planeta. Pero debido a que no lo hicieron, los astrónomos detrás del estudio concluyeron que los planetas calientes y rocosos como LHS 3844b no pueden soportar una atmósfera y, por lo tanto, no pueden soportar la vida.

Abraham Loeb, astrónomo del Centro de Astrofísica de la Universidad de Harvard y la Institución Smithsonian que trabajó en el estudio, dijo en un comunicado:

“Para tener vida tal como la conocemos, se necesita agua líquida. Para tener agua líquida, necesitas una atmósfera”.

Esas son malas noticias para los científicos que intervinieron en la búsqueda de vida extraterrestre en esa clase particular de exoplanetas, pero a la larga podría ayudar a los científicos a reducir su búsqueda. En todo caso, este hallazgo puede darles a los científicos una mejor comprensión de lo que cae y no cae dentro de la zona habitable, que es el rango de distancias desde las cuales un exoplaneta puede orbitar su estrella y aún potencialmente soportar la vida.

Tiffany Jansen, astrónoma de la Universidad de Columbia que no contribuyó al nuevo estudio, dijo en un comunicado:

“El descubrimiento de la falta de una atmósfera en este planeta no hace que sea menos probable que los planetas en la zona habitable tengan una atmósfera”.

Laura Kreidberg, otra astrónoma de Harvard que trabajó en la investigación, le dijo a SciAm que tiene esperanzas para estos planetas. Esto se debe a que los factores que crean y eliminan las atmósferas exoplanetarias aún no se conocen bien y lo seguirán siendo hasta que se implemente el futuro telescopio espacial James Webb.

El estudio científico ha sido publicado en la revista Nature.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here