Los lanzamientos de cohetes son difíciles. Son caros, requieren una gran cantidad de combustible, sus escapes dirigen la contaminación a la atmósfera. Un concepto que parece sacado directamente de la ciencia ficción podría resolver estos problemas: un ascensor conectando la Tierra y el espacio. Y ahora los ingenieros japoneses están a punto de comenzar a probar uno.

El 11 de septiembre, un equipo de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Shizuoka lanzará una maqueta de un elevador espacial a la órbita terrestre: dos pequeños satélites cúbicos de apenas 10 centímetros por lado, conectados por cable de acero de diez metros.

Una caja motorizada viajará hacia adelante y hacia atrás a lo largo del cable, entre los dos satélites, mientras que las cámaras en los satélites monitorean su progreso.

Un portavoz de la universidad a la agencia de noticias AFP:

“Va a ser el primer experimento del mundo para probar el movimiento de ascensores en el espacio”.

Los ingenieros han soñado con un ascensor espacial durante más de 100 años, desde que el científico ruso Konstantin Tsiolkovsky tuvo la idea después de ver la Torre Eiffel en 1895. Desde entonces, la tecnología ha tenido múltiples apariciones en la ciencia ficción.

Pero los desafíos técnicos involucrados en la implementación de un ascensor espacial son gigantescos . Para empezar, necesitaría estar hecho de un material lo suficientemente liviano como para no colapsar por su propio peso.

Pero este material también necesitaría ser lo suficientemente fuerte como para soportar la tensión inducida por la fuerza centrífuga que actúa sobre el contrapeso del elevador, más allá de la atmósfera terrestre, para mantener el elevador en posición vertical.

Crédito: Gizmodo

También debería resistir las fuerzas gravitacionales de la Tierra, el Sol y la Luna, y las tensiones inducidas por las condiciones atmosféricas de la Tierra, como los fuertes vientos.

La constructora japonesa Obayashi Corp., que trabaja con la Universidad de Shizuoka, anunció previamente que espera tener un ascensor espacial en funcionamiento para 2050. Esto incluiría una estación espacial en órbita geoestacionaria a una altitud de 35.000 kilómetros y una cuerda en el Océano Pacífico.

Ellos han estado observando la tecnología de nanotubos de carbono para el cable. Pero eso tampoco es una posibilidad. Por un lado, actualmente no tenemos la tecnología para fabricar nanotubos de carbono, incluso cerca de las escalas necesarias para producir un cable de 96.000 kilómetros.

Incluso si pudiéramos, el material simplemente no es lo suficientemente fuerte. Aplique suficiente presión, según el ingeniero Keith Henson, y los enlaces de carbono hexagonales se vuelven inestables, ese cable podría descomprimirse como una carrera en una media.

Pero el equipo japonés todavía es optimista.

Yoji Ishikawa, ingeniero de la Universidad de Shizuoka, dijo en un comunicado:

“En teoría, un ascensor espacial es altamente plausible. Los viajes espaciales pueden convertirse en algo popular en el futuro”.

Es posible que en los próximos 30 años surja un nuevo material maravilloso que cumpla con los requisitos necesarios para un ascensor espacial.

Si llega ese momento, tener los datos de las pruebas de base será invaluable.

Fuente: ScienceAlert

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here