Una pata de aspecto extraño conservada en ámbar birmano de 99 millones de años ha revelado una nueva especie de ave antigua con un dedo medio increíblemente largo.

El recién llamado Elektorornis chenguangi es un pequeño pájaro distinto de todos los demás, ya sea extinto o vivo, simplemente por su miembro posterior. El tercer dígito en su pie, dicen los investigadores, es el doble del tamaño de su pierna inferior.

Lida Xing, paleontóloga de la Universidad China de Geociencias en Beijing, dijo en un comunicado:

“Me sorprendió mucho cuando vi el ámbar. Esto demuestra que las aves antiguas eran mucho más diversas de lo que pensábamos. Habían desarrollado muchas características diferentes para adaptarse a sus entornos”.

Hallan un pájaro antiguo con un dedo increíblemente largo conservado en ámbar
Crédito: Lida Xing

Descubierto en 2014 por un comerciante de ámbar local en el valle Hukawng de Myanmar, los orígenes de esta extremidad inusual siguieron siendo un misterio hasta que cayó en manos de los paleontólogos.

Xing dijo:

“Algunos comerciantes pensaron que era un pie de lagarto, porque los lagartos tienden a tener dedos largos. Aunque nunca he visto una garra de pájaro que se vea así antes, sé que es un pájaro. Como la mayoría de las aves, este pie tiene cuatro dedos, mientras que las lagartijas tienen cinco”.

Se cree que el inusual dedo del pie, que mide 9.8 milímetros de largo, pertenecía a un pequeño pájaro arbóreo, más pequeño que un gorrión, que probablemente se extinguió junto con los dinosaurios, hace unos 66 millones de años. Hoy en día, no hay nada más parecido.

Reconstrucción artística, mostrando posible uso de la garra
Reconstrucción artística, mostrando posible uso de la garra. Crédito: Zhongda Zhang

Al explorar el ámbar con micro-TC y reconstruir la extremidad antigua, los investigadores encontraron que el tercer dedo del ave era 41 por ciento más largo que el segundo dedo del pie y 20 por ciento más largo que el hueso en la parte inferior de la pierna.

Comparando estas proporciones con 20 aves extintas y 62 aves vivas, los autores encontraron cero coincidencias.

Lo que es aún más extraño, estas proporciones tampoco se encuentran en ningún otro animal vivo. Si bien algunas criaturas arbóreas también tienen un tercer dígito alargado, que usan para agarrar ramas y agarrarse mejor a las superficies, los autores no pudieron encontrar ninguna otra criatura con dedos tan extremos.

El único animal conocido con dígitos desproporcionadamente largos, de hecho, es el aye-aye, un lémur que usa sus dedos no tanto para el equilibrio, sino para buscar en lugares difíciles de alcanzar, como troncos de árboles que albergan larvas y insectos jugosos.

Hallan un pájaro antiguo con un dedincreíblemente largo conservado en ámbar
Crédito: Lida Xing

En ausencia de otros dedos mega-largos, los autores admiten que no pueden estar seguros de qué papel jugó este apéndice, solo que probablemente fue ventajoso en algún nicho ecológico que ya no se explota.

Los autores escribieron en su estudio:

“Podría representar una especialización de alimentación, similar a la aye-aye [de Madagascar], o puede haber facilitado una mayor función arbórea, o ambas. De manera similar, los dedos alargados también se observan en algunos lagartos trepadores de árboles, apoyando una función arbórea para esta característica inusual en Elektorornis”.

El tejido blando, que se encuentra en la pata del ave, tampoco tiene paralelo. Las estructuras filamentosas tienen distribuciones y tamaños curiosos que los investigadores no pudieron comparar con ningún otro ejemplo moderno.

Sin embargo, debido a que estas estructuras son mucho más largas y robustas en la base del dedo gordo del pie, los autores creen que podrían representar pelos sensibles, capaces de palpar los posibles alimentos.

Los autores concluyen:

“Las cerdas táctiles en los pies en Elektorornis pueden haber ayudado en la detección de presas, junto con el tercer dígito alargado que produce una estructura de forrajeo única”.

Por ahora, estas ideas son solo especulativas, pero el hallazgo intrigante es una hermosa adición a las maravillas que seguimos encontrando en el ámbar antiguo.

La investigación ha sido publicada en Current Biology.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here