Nuevas observaciones del planeta conocido más caliente han revelado temperaturas similares a las que se ven típicamente en la superficie de una estrella, así como una atmósfera de hierro vaporizado y titanio.

Los hallazgos se suman a las condiciones diversas y, en algunos casos extremas, vistas en planetas mucho más allá de nuestro propio Sistema Solar.

Kevin Heng, profesor de la Universidad de Berna y coautor de la investigación, dijo: «Las temperaturas son tan intensas que, a pesar de ser un planeta, tiene la atmósfera de una estrella».

«La principal lección que nos enseñan los exoplanetas es que no podemos simplemente mirar en el sistema solar», agregó Heng. «Realmente hay cosas raras».

El planeta, llamado Kelt-9b, fue descubierto el año pasado por un equipo estadounidense. Está en órbita alrededor de una estrella a 650 años luz de la Tierra en la constelación de Cygnus, El Cisne. Este planeta ultra caliente está unas 30 veces más cerca de su estrella anfitriona que la Tierra con respecto al Sol, y su estrella también es dos veces más caliente que el Sol.

Como resultado, las temperaturas en Kelt-9b alcanzan los 4.315 grados centígrados en el lado que mira a la estrella. Esto no es tan caliente como nuestro Sol, que es casi 6.000 grados centígrados, pero más caliente que muchas estrellas.

Debido a su proximidad a la estrella, el planeta orbita la estrella cada 36 horas, con el mismo lado siempre orientado hacia el interior. Esto significa que hay un día constante en un lado y una noche constante en el otro, creando variaciones extremas de temperatura en todo el planeta. Sin embargo, la temperatura del lado nocturno probablemente todavía sea de unos 2.000 grados Celsius, sugirió Heng.

Animación del planeta KELT-9b orbitando su estrella anfitriona. Crédito: NASA / JPL-Caltech

Las mediciones detalladas de la órbita sugieren que el planeta es gaseoso, probablemente principalmente hidrógeno y posiblemente con un núcleo sólido pequeño. Las últimas observaciones, publicadas en la revista Nature, son las primeras en revelar la composición de la atmósfera del planeta.

El equipo utilizó el Telescopio Nazionale Galileo en La Palma, Islas Canarias, para observar el planeta precisamente cuando se estaba moviendo frente a su estrella anfitriona. Al detectar la pequeña fracción de luz de la estrella que se filtra a través de la atmósfera del planeta, los astrónomos pudieron detectar componentes en la atmósfera y mostrar que estos incluían vapor de hierro y titanio. Esta es la primera vez que se han detectado metales en planetas más allá del sistema solar.

En el futuro, las mismas técnicas podrían usarse para detectar indicios de vida en otras partes del Universo.

«No importa si estamos tratando de detectar titanio, oxígeno o alguna molécula extraña que sea indicativa de vida», dijo Heng. «Estos planetas calientes son un campo de pruebas para las técnicas que utilizaremos cuando más planetas interesantes comiencen a aparecer en los próximos años».

 

Imagen de portada: Impresión artística de Kelt-9b y su estrella Kelt-9. Créditos: NASA/JPL-Caltech 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here