Según dice la teoría aceptada, desde que se produjo el Big Bang, nuestro Universo viene expandiéndose impulsado por la enigmática energía oscura. Con el paso de los eones, existirá tanto espacio vacío y los objetos estarán demasiado alejados entre sí, que será muy complicado que se formen nuevas estrellas, lo que causará el fin del Universo.

Sin embargo, no debes asustarte, aún falta mucho mucho tiempo… Y ahora un investigador, Dan Hooper, del Fermi National Accelerator Laboratory en Illinois, ha planteado una idea completamente nueva, la cual indica que posibles y avanzadas civilizaciones alienígenas sí podrían sobrevivir al «fin del Universo».

Hooper escribe en su estudio:

Para maximizar su acceso a la energía utilizable, una civilización suficientemente avanzada elegiría expandirse rápidamente hacia afuera, construir ‘Esferas de Dyson’ o estructuras similares alrededor de estrellas encontradas, y usar la energía obtenida de ellas para acelerar esas estrellas lejos del horizonte y hacia el centro de la civilización”.

Según Hooper, en aproximadamente 100.000 años, la mayor parte de las estrellas se habrán trasladado más allá del «horizonte cósmico», por lo cual ya no será posible verlas y mucho menos llegar a ellas.

Esto generará mil y un problemas, comenzando por la escasez de energía, ya que no contaremos con una estrellas que nos la brinden y como resultado las civilizaciones colapsarán. La investigación de Hooper propone que los alienígenas, por medio de naves espaciales colosales, podrían atrapar estrellas y llevarlas a otro lugar en el Universo.

Lograr esta «ingeniería imposible» requerirá grandes avances tecnológicos, mucha energía; y justamente aquí es donde entran a tallar las «Esferas de Dyson», que permitirían recolectar casi toda energía de una estrella, es decir, prácticamente «drenar» una estrella y aprovechar toda la energía que irradia al espacio. Para esto Hooper, cree que las mejores candidatas a «gasolineras espaciales» serían las estrellas más pequeñas que nuestro Sol, ya que se tiene la ventaja de que vivirán mucho tiempo y brindarán una gran cantidad de energía.

Esfera de Dyson. Estas megaestructuras podrían recolectar la energía de una estrella
Esfera de Dyson. Estas megaestructuras podrían recolectar la energía de una estrella. Crédito: Віщун / Wikimedia Commons

Hooper dijo en un comunicado:

Si supiéramos que todos los combustibles fósiles solo estarán allí durante otra década y luego se habrán ido … te garantizo que lo agarraríamos todo para poder usarlo eventualmente”.

Además, Hooper, en declaraciones a Science News, dijo que en el caso de que los extraterrestres ya estuvieran realizando esto, entonces sería posible ver toda esta gran maquinaría trabajando para obtener energía. Una señal sería la falta de estrellas en alguna región hipotética del espacio.

El estudio también sugiere que de esta forma sería mucho más sencillo expandir una civilización en el Universo, usando cúmulos de estrellas o galaxias. Los alienígenas podrían ir trasladándose de un grupo de estrellas a otro cada cierto tiempo.

Pero, como todo tiene su final; todas las civilizaciones estarán condenadas a desaparecer en unos 100 billones de años, en el que se estima que todas las estrellas desaparecerán. Sin embargo, es mucho tiempo; en el que posiblemente las civilizaciones podrían acumular grandes cantidades de energía o hasta crear su propia estrella. Las posibilidades son infinitas.

El estudio científico ha sido publicado en el sitio web de pre-impresión arXiv.org.

2 Comentarios

  1. Llevo todo el verano obsesionado con encontrar fallas y desmontar la teoría M, me devano los sesos y sin embargo cada intento o ejercicio mental que realizo para poner a prueba a esta es resuelto bien por la teoría M hasta el punto que he adquirido una muletilla que repito como un mantra cada vez que intento desacreditarla: ¡[email protected] teoría de cuerdas! Creo haber encontrado algunas respuestas en la teoría M, por ejemplo que es lo que limita el desplazamiento de energía e información a la constante C o de la velocidad de la luz a traves de las estructuras cuánticas (supercuerdas) que generan en sus oscilaciones los campos cuánticos, ente otras cosas varias más, como por ejemplo como que en el computo de las 10 dimensiones necesarias para acreditar matemáticamente se están usando malas soluciones por complejas e innecesarias ya que el tiempo no es solo una dimensión, es una fluctuación de al menos 2 o 3 dimensiones reales a lo que sumados a que el universo es una dualidad de simetría materia/antimateria, y como demuestra la ecuación de Dirac, partiendo de esta, queda resuelto lo de las 10 o 12 dimensiones, sumadas las de signo negativo (antimateria) a las conocidas por nosotros de signo positivo (materia). Y vamos al grano del asunto de hoy, desde la teoría M podemos justificar de modo matemático que quizás no haya habido un Big-bang estricto, sino que se sucedan a modo de flujo sucesivos Big-Bang; diríamos para entendernos que puede ser una sucesión más o menos fluida de creación de universos simétricos de materia y antimateria (Dios ama las simetrías, y ama aún más la rotura de estas) en un más o menos continuo Big-Stream (tengamos en cuenta que el tiempo surge después de la inflación primigenia de la proto energía. El empuje de este flujo será equivalente a lo que llamamos hoy día energía oscura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here