Hace sesenta y seis millones de años, todos los dinosaurios, excepto los que podían volar, se extinguieron. Sabemos esto debido al abrupto final del registro fósil de estas criaturas: un momento geológico que estuvieron allí y el siguiente no.

Alrededor del mismo período, un enorme asteroide golpeó la Tierra en lo que hoy es la Península de Yucatán, México. Y en el otro lado del mundo, un enorme campo volcánico había estado en erupción durante cientos de miles de años, expulsando vastas cantidades de magma y gases que alteraron el clima y la atmósfera.

La forma en que estos tres eventos encajan ha sido objeto de debate científico durante décadas, y los investigadores ahora están de acuerdo en general en que una combinación de las dos catástrofes estuvo involucrada en la extinción de los dinosaurios. Todavía no está claro hasta qué punto cada uno contribuyó a su desaparición.

En dos estudios publicados en Science, los investigadores han restringido las fechas del vulcanismo en las Trampas de Deccan en la India, un sitio de vulcanismo intenso que duró decenas, si no cientos de miles de años. En los documentos, los científicos utilizaron diferentes técnicas de datación para determinar cuándo ocurrían las erupciones en comparación con el impacto de los asteroides.

La lava en capas fluye desde las formaciones de Bushe y Poladpur cerca del pueblo de Tail Baila
La lava en capas fluye desde las formaciones de Bushe y Poladpur cerca del pueblo de Tail Baila. Crédito: Courtney Sprain

En un artículo, Blair Schoene y sus colegas de Princeton utilizaron la datación con uranio-plomo para producir una línea de tiempo de erupciones. Los isótopos radiactivos de uranio que están atrapados en el circón comienzan a descomponerse tan pronto como el mineral cristaliza, transformándose en plomo a una tasa conocida.

Después de observar nueve muestras de las trampas Deccan, el equipo concluyó que había al menos cuatro pulsos eruptivos principales, que duraban aproximadamente 100.000 años cada vez. Dicen que las primeras fases de erupción comenzaron mucho antes del impacto del asteroide, con enormes cantidades de metano, dióxido de carbono y dióxido de azufre liberados durante cientos de miles de años.

Esto, argumentan, habría sido suficiente para desencadenar una extinción masiva mucho antes de que golpeara el asteroide. Con los dinosaurios en declive, el impacto de los asteroides podría haberlos acabado.

Sin embargo, el otro documento, escrito por Courtney Sprain de la Universidad de Liverpool del Reino Unido, utiliza una técnica de datación de argón-argón que analiza la tasa de liberación de gas de las muestras de la trampa Deccan. En este documento, el equipo encontró que la mayor parte del vulcanismo tuvo lugar 600.000 años después del impacto del meteoro, lo que significa que las erupciones no podrían haber sido la causa principal de la extinción de los dinosaurios. Sprain y su equipo concluyeron que el impacto del asteroide probablemente ayudó a desencadenar el vulcanismo, un hallazgo que genera más preguntas que respuestas.

Aproximadamente 40.000 años antes del evento de impacto, hubo un período de calentamiento global que vio aumentar las temperaturas en aproximadamente ocho grados centígrados. Los investigadores sugieren que el calentamiento podría haber sido causado por la liberación de gases volcánicos en el sitio, sin que se produjeran erupciones.

Mapa que muestra la extensión del vulcanismo de las trampas Deccan
Mapa que muestra la extensión del vulcanismo de las trampas Deccan. Crédito: Courtney Sprain

Argumentan que el impacto de los asteroides podría haber causado mega terremotos que desencadenaron el vulcanismo en las trampas Deccan, que está casi directamente enfrente del lugar del impacto en Yucatán. Si esto sucediera, el asteroide habría sido la causa principal de la extinción, con el vulcanismo dando el golpe final.

Sprain dijo en un comunicado:

“Tanto el impacto como el vulcanismo de Deccan pueden producir efectos ambientales similares, pero estos están ocurriendo en escalas de tiempo muy diferentes. Por lo tanto, para comprender cómo cada agente contribuyó al evento de extinción, evaluar el tiempo es clave”.

En un artículo en perspectiva, Seth Burgess, del USGS, que no participó en ninguno de los estudios, dijo que a medida que se desarrollen modelos de datación más precisos, obtendremos una visión mejor y más precisa del evento de extinción masiva de los dinosaurios.

Burgess dijo:

“Un amplio consenso sobre un solo desencadenante de extinción en masa … [se ha] transformado en un agudo debate entre dos posibles asesinos … A medida que la comunidad científica obtiene una imagen más clara de las causas de los cambios importantes y rápidos en los sistemas oceánicos y atmosféricos, simultáneamente se da un progreso en nuestra comprensión de la respuesta de la vida a estos cambios, tanto en el tiempo profundo como en el presente”.

Obviamente, se necesitará muchas más investigación, dijeron los científicos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here