Cada objeto, planeta o persona que viaja a través del espacio tiene que lidiar con la radiación dañina del Sol, y la Luna tiene las cicatrices para demostrarlo.

La investigación con datos de la misión ARTEMIS de la NASA (abreviatura de Aceleración, reconexión, turbulencia y electrodinámica de la interacción de la Luna con el Sol) sugiere cómo el viento solar y los campos magnéticos de la corteza de la Luna funcionan juntos para dar a la Luna un patrón distintivo de remolinos más oscuros y claros.

El Sol libera un flujo continuo de partículas y radiación llamado viento solar. El viento solar arrastra los planetas, lunas y otros cuerpos en nuestro sistema solar, llenando una burbuja de espacio, llamada heliósfera, que se extiende más allá de la órbita de Plutón.

Aquí en la Tierra, estamos en gran parte protegidos de los efectos dañinos del viento solar: como el viento solar está magnetizado, el campo magnético natural de la Tierra desvía las partículas del viento solar alrededor de nuestro planeta para que solo una pequeña fracción de ellas alcance la atmósfera de nuestro planeta.

Pero a diferencia de la Tierra, la Luna no tiene un campo magnético global. Sin embargo, las rocas magnetizadas cerca de la superficie lunar crean pequeños puntos localizados de campo magnético que se extienden hasta cientos de kilómetros. Este es el tipo de información que debe entenderse bien para proteger mejor a los astronautas en la Luna de los efectos de la radiación. Las burbujas del campo magnético por sí mismas no son lo suficientemente robustas para proteger a los humanos de ese ambiente de radiación severa, pero estudiar su estructura podría ayudar a desarrollar técnicas para proteger a nuestros futuros exploradores.

La investigación con datos de la misión ARTEMIS de la NASA sugiere que los remolinos lunares, como el remolino lunar Reiner Gamma que se toma en cuenta aquí por el Lunar Reconnaissance Orbiter de la NASA, podrían ser el resultado de las interacciones del viento solar con las bolsas aisladas del campo magnético de la Luna
La investigación con datos de la misión ARTEMIS de la NASA sugiere que los remolinos lunares, como el remolino lunar Reiner Gamma que se toma en cuenta aquí por el Lunar Reconnaissance Orbiter de la NASA, podrían ser el resultado de las interacciones del viento solar con las bolsas aisladas del campo magnético de la Luna. Créditos: NASA LRO WAC science team

Andrew Poppe, científico de la Universidad de California en Berkeley, dijo en un comunicado:

“Los campos magnéticos en algunas regiones actúan localmente como este protector solar magnético”.

Estas pequeñas burbujas de «protección solar» magnética también pueden desviar las partículas del viento solar, pero a una escala mucho más pequeña que el campo magnético de la Tierra. Si bien no son suficientes para proteger a los astronautas por sí mismos, sí tienen un efecto fundamental en la apariencia de la Luna. Bajo estos paraguas magnéticos en miniatura, el material que conforma la superficie de la Luna, llamado regolito, está protegido de las partículas del Sol. A medida que esas partículas fluyen hacia la Luna, se desvían a las áreas alrededor de las burbujas magnéticas, donde las reacciones químicas con el regolito oscurecen la superficie. Esto crea los distintivos remolinos de material más oscuro y más claro que son tan prominentes que se pueden ver desde la Tierra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here