Cuando la nave Cassini de la NASA se zambulló en Saturno, proporcionó detalles intrincados sobre el funcionamiento de los complejos anillos de dicho planeta, según muestra un nuevo análisis.

Aunque la misión terminó en 2017, la ciencia continúa fluyendo de los datos recopilados. Un nuevo artículo publicado el 13 de junio en Science describe los resultados de cuatro instrumentos Cassini tomando sus observaciones más cercanas de los anillos principales.

Los hallazgos incluyen detalles finos de características esculpidas por masas incrustadas dentro de los anillos. Las texturas y los patrones, de grumosos a pajizos, emergen de las imágenes y generan preguntas sobre las interacciones que las conformaron. Los nuevos mapas revelan cómo los colores, la química y la temperatura cambian a través de los anillos.

Como un planeta en construcción dentro de un disco de material protoplanetario, lunas diminutas incrustadas en los anillos de Saturno (llamadas de la A a la G, en el orden de su descubrimiento) interactúan con las partículas que las rodean.

Un mosaico de imágenes en color falso muestra a Daphnis, una de las lunas con anillos incrustados de Saturno, y las ondas que levanta en la brecha de Keeler. Las imágenes recopiladas por las órbitas cercanas de Cassini en 2017 ofrecen nuevas perspectivas sobre el complejo funcionamiento de los anillos
Un mosaico de imágenes en color falso muestra a Daphnis, una de las lunas con anillos incrustados de Saturno, y las ondas que levanta en la brecha de Keeler. Las imágenes recopiladas por las órbitas cercanas de Cassini en 2017 ofrecen nuevas perspectivas sobre el complejo funcionamiento de los anillos. Crédito: NASA / JPL-Caltech / Space Science Institute

Las observaciones también profundizan la comprensión de los científicos del complejo sistema Saturno. Los científicos concluyen que en el borde exterior de los anillos principales, una serie de rayas similares generadas por impactos en el anillo F tienen la misma longitud y orientación, lo que muestra que probablemente fueron causadas por una bandada de impactadores que golpearon el anillo al mismo tiempo. Esto muestra que el anillo está formado por flujos de material que orbitan a Saturno en lugar de, por ejemplo, por escombros cometarios (que se mueven alrededor del Sol) que se estrellan contra los anillos.

Matt Tiscareno, autor principal y científico de Cassini del Instituto SETI, dijo en un comunicado:

“Estos nuevos detalles de cómo las lunas están esculpiendo los anillos de diversas maneras brindan una ventana a la formación del sistema solar, donde también hay discos que evolucionan bajo la influencia de masas incrustadas en ellos”.

Misterios duraderos

Al mismo tiempo, han surgido nuevos rompecabezas y los viejos misterios se han profundizado con las últimas investigaciones. Las imágenes de los anillos enfocaron tres texturas distintas (grumosas, lisas y rayadas) y dejaron en claro que estas texturas aparecen en cinturones con bordes afilados. ¿Pero por qué? En muchos lugares, los cinturones no están conectados a ninguna de las características del anillo que los científicos hayan identificado aún.

Esta imagen de color falso a la derecha muestra un mapa espectral infrarrojo de los anillos A, B y C de Saturno, capturado por los VIMS de Cassini
Esta imagen de color falso a la derecha muestra un mapa espectral infrarrojo de los anillos A, B y C de Saturno, capturado por los VIMS de Cassini. Crédito: Imagen infrarroja: NASA / JPL-Caltech / Universidad de Arizona / CNRS / LPG-Nantes Saturno imagen: NASA / JPL-Caltech / Space Science Institute / G. Ugarkovic

Los datos analizados se recopilaron durante diciembre de 2016 a abril de 2017 y de abril a septiembre de 2017, cuando Cassini voló justo por encima de las nubes de Saturno. Cuando la nave se estaba quedando sin combustible, el equipo de la misión la hundió deliberadamente en la atmósfera del planeta en septiembre de 2017.

El Visible and Infrared Mapping Spectrometer (VIMS) descubrió otro misterio. El espectrómetro, que fotografió los anillos en luz visible e infrarroja cercana, identificó bandas de hielo de agua inusualmente débiles en la parte más externa del anillo A. Eso fue una sorpresa, porque se sabe que el área es altamente reflectante, lo que generalmente es un signo de hielo menos contaminado y, por lo tanto, bandas de hielo de agua más fuertes.

El nuevo mapa espectral también arroja luz sobre la composición de los anillos. Y mientras que los científicos ya sabían que el hielo es el componente principal, el mapa espectral descartó como ingredientes el hielo de amoníaco detectable y el hielo de metano. Pero tampoco ve compuestos orgánicos, una sorpresa, dado el material orgánico que Cassini ha descubierto que fluye desde el anillo D a la atmósfera de Saturno.

Las nuevas observaciones brindan a los científicos una visión aún más íntima de los anillos que antes, y cada examen revela nuevas complejidades, dijo la científica del proyecto Cassini, Linda Spilker, con sede en el Jet Propulsion Laboratory de la NASA en Pasadena, California.

El estudio científico ha sido publicado en Science.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here